Home » Familia en Crisis » Una vez más la Corte Constitucional pone en jaque a la Familia

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

Frente a una nueva estocada perversa contra la familia, por parte de la Corte Constitucional, como universitarios estamos atónitos delante de una opinión pública cada vez más despreocupada e indiferente que “acepta” las decisiones de esta Corte poniendo en jaque a la célula básica de la sociedad. En su pronunciamiento más reciente, se afirma que las parejas homosexuales “sólo pueden adoptar cuando la solicitud recaiga en el hijo biológico de su compañero o compañera permanente”¹, lo que fractura completamente el concepto de familia (vínculo entre un hombre y una mujer). Pero sobre todo, deja campo a otras perversiones tales como el alquiler de vientres y la aceptación de toda la agenda homosexual.

La familia se soporta en el Derecho Natural y divino. La unión de un hombre y una mujer da lugar a la concepción de los hijos, constituyendo así la familia. Lo define claramente la Constitución en el Art.42: “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad; se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”. Y en el Art.44 afirma: “Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás”.

La dictadura de las minorías, de la cual la Corte Constitucional parece ser la abanderada número uno, la ha convertido en una plataforma ideológica que de forma progresiva y velada asesta duros golpes a la institución de la familia.

A respecto de la adopción de parte de una pareja homosexual, recientemente el cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, afirmó en entrevista:

“Nos parece que un niño adoptado por una pareja homosexual se va a ver privado de aquellos elementos fundamentales que le van a permitir crecer sano. No va a tener la riqueza que tiene la familia fundada sobre el matrimonio entre varón y mujer. Puede ser que no tenga traumas, que se logre desarrollar sanamente. (..) De todas maneras, se le está privando al niño de una riqueza fundamental, que es la paternidad y la maternidad, la feminidad y la masculinidad”.²

En 2011 la Corte aprobó las uniones homosexuales diciendo que la sola convivencia y el auxilio mutuo bastaban para constituir una familia, mientras que los hijos sólo eran una posibilidad que depende del proyecto de vida de la pareja. Que ahora se discuta la adopción por parejas del mismo sexo, prueba que los menores han dejado de ser la razón de ser de la institución familiar, para convertirse en mero accesorio sometido al deseo de la pareja.


 

¹ http://www.eltiempo.com/politica/justicia/adopcion-parejasgay-en-colombia/15194818

² http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/ninos-nacenfuera-del-matrimonio-/15213172

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*