Home » Internacional » Una catástrofe llamada chavismo

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

TOPSHOTS-VENEZUELA-DEMO-VIOLENCE

La dramática situación de Venezuela no deja de estar cargada de perplejidades. Una nación que durante décadas nadó en la riqueza y en la opulencia, ahora se debate en la miseria y en la escasez de todos los productos de primera necesidad.

Durante casi dos décadas, como resultado de la crisis económica mundial y de la manipulación de parte del mundo árabe a los precios del petróleo, Venezuela vendió casi a 100 dólares, en promedio, cada barril de petróleo. Su producción fue, también en promedio, de más de tres y medio millones de barriles de petróleo por día.

Esta sencilla cuenta indica que durante los últimos 20 años el estado venezolano recibió cada día, por este concepto, 350 millones de dólares. Lo que equivale en un año a 127.750 millones de dólares. Una enorme fortuna…

Con ese dinero se podrían haber financiado universidades y colegios, hospitales, autopistas y vías de comunicación para desarrollar vastas regiones apartadas, financiar grandes proyectos agropecuarios para producir alimentos, no sólo para el consumo nacional, sino también para exportación y así generar mayores riquezas para la Nación.

Nada de esto fue hecho. Ni siquiera se guardó una parte del dinero para enfrentar alguna posible crisis futura.

Arropado por una fábula mentirosa llamada chavismo, se impuso en la hermana nación venezolana un sistema económico marxista que está llevando el País a la catástrofe. El Estado asumió el control y la dirección de muchas de las actividades económicas que correspondían a particulares, y además desató una implacable persecución contra negocios que generan empleo y producen las necesidades básicas de la nación.

La eficiencia de la empresa privada fue reemplazada por la corrupción y la rapiña del Estado socialista y hoy Venezuela vive en medio de una escasez y asustadora carestía.

Peor aún, una parte de esa inmensa fortuna que había se destinó a financiar las aventuras chavistas por todo el mundo. Se sustentó durante los últimos años a Cuba castrista, sin medios para hacer frente a sus necesidades; se financiaron partidos de izquierda en América latina; los tentáculos de la revolución bolivariana se extendieron a Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina, Nicaragua y muchas otras naciones.

Sin embargo, ahora que Venezuela se hunde en el caos, sus dirigentes, comenzando por el presidente Maduro, salen con afirmaciones infantiles para tratar de explicar la catástrofe inexplicable: que la oligarquía venezolana esconde y acapara los productos básicos… Que hay una conspiración internacional capitalista contra la revolución chavista… Que algunos dirigentes latinoamericanos quieren matar a Maduro… Que la CIA conspira

Lo que jamás reconocerán es que ellos mismos son los causantes de tan infeliz situación.

Quienes conspiran contra Venezuela, quienes empobrecen al País, quienes lo llevan a la miseria, quienes causaron la escasez de todo, quienes se robaron la bonanza petrolera de dos décadas, quienes imponen la tiranía y el fi n de las libertades civiles en el país, fueron el fi nado presidente Chávez, su secuaz de turno, el presidente Maduro, y toda la camarilla demagógica y marxista que tiene el control de la Nación. Ellos son los únicos responsables.

Y como no hay mentira que se mantenga indefinidamente, ni tiranía que perdure por siempre, tarde o temprano el pueblo venezolano se levantará contra sus verdugos y se restaurarán las libertades para que Venezuela sea de nuevo un país libre y próspero.

Eugenio Trujillo Villegas

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*