Home » Proceso de Paz » ¿Qué es la Reforma Agraria?

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

farc-guerrilleros-1

Por Saeta

Es una cuestión que los universitarios deben saber responder y deben conocer. Un tema de mucho destaque hace algunos años y que ahora se revive con gran fuerza en los acuerdos del Gobierno con la guerrilla. Prácticamente como punto de partida, pues es el 1.1.1 de tales acuerdos.

¿Cómo sucedió en Colombia dada esta realidad y su prioridad en este gran acontecimiento del plebiscito.? La tenencia de la tierra, esto es la propiedad ahora se pone en las manos de quienes han portado bombas, fusiles y siembran minas quiebrapatas y han secuestrado por millares.

Reforma Agraria, trae la idea de que al campo hay que atenderlo y mejorarlo. Nada más plausible que volver los ojos al gran potencial y a la riqueza inconmensurable de nuestros campos.No es así. Al enunciarla se percibe que es otra de tantas maneras de engaño de quienes quieren volver socialista a nuestro país.

Se trató de implementar con mucha osadía y sin res-petar a los legítimos propietarios de fincas y haciendas a partir de los gobiernos de Misael Pastrana Borrero y de Carlos Lleras Restrepo.

El campo comenzó a decaer, las fincas comenzaron a no valer nada; por doquier se ofrecían en venta antes de que llegara el INCORA a expropiar los bienes legítimamente adquiridos.

Un drama que duró más de dos lustros. Había incertidumbre, decaía la economía… De un lado muchos dirigentes políticos, eclesiásticos y gremiales le hacían eco y propaganda a la Reforma Agraria. De otro, la voz de v-lientes jóvenes se levantó por todo el País difundiendo, en forma de cartilla, diálogos sociales con la afirmación: “¿Todos propietarios o todos proletarios?”. Luchaban denodadamente contra el rumbo de proletarización que se estaba tomando el país.

Comenzaron a difundir, lo que al respecto de la propiedad privada, tan duramente amenazada, señalaba el magisterio y la doctrina social de la Iglesia. Señalaban que este principio, como ningún otro, está consagrado en los Mandamientos de la Ley de Dios: No robar y No codiciar los bienes ajenos.

Y sin embargo, fueron dos altos prelados, conocidos como los “obispos rojos”, Mons. Raúl Zambrano Camader y Mons. Gerardo Valencia Cano, quienes se atrevieron a contradecir la doctrina de la que eran pastores, queriendo tergiversar el magisterio de la Iglesia hacia la teología de la liberación que por esa misma época era representada por el grupo de Golconda. Uno de los obispos pereció en un accidente aéreo con la plana mayor del Incora, Instituto gubernamental para las aplicación de la Reforma Agraria, que hacía las expropiaciones y fomentaba la lucha de clases.

No era un problema levantado solamente como vía de comunistización de Colombia, lo era para toda América Latina cuando concibieron un siniestro plan llamado Alianza para el Progreso, firmado e iniciado con bombos, banderas y platillos en el Aeropuerto de Techo, por John F. Kennedy, el mandatario americano que le dio el nombre al proyecto, y Alberto Lleras Camargo, presidente de Colombia en ese entonces. Bogotá apenas se acercaba al millón de habitantes. Hoy los tiene sobradamente solo en esa localidad de Kennedy donde se recibiría mucho del éxodo campesino que comenzaba.

Siendo pues su objetivo el campo como vía necesaria para convertir a Colombia en un país socialista, no bastaron años de violencia. Hoy insisten precisamente los causantes de aquella fallida Reforma Agraria, que se haga bajo la tiranía de las armas, a partir de los acuerdos pactados en Cuba.

¿Cuales fueron las causas de ese fracaso que hoy así se revive en toda esa real y angustiante historia que cubrió el continente suramericano?

Pues porque se ocultó su aspecto religioso y quiso esconderse el objetivo principal y el alcance que tenía: acabar con el orden de la Civilización Cristiana, de donde vinimos, subvertir la doctrina social de la Iglesia Católica y hundir toda América en la aventura comunista atea y en la lucha de clases. Quitarle pues a Colombia, en ese entonces consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, el carácter de católica, la Fe de más del 90% de la población.

La Providencia no desampara a su pueblo: surgieron por todos los países suramericanos las Sociedades de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad–TFP, a partir de Brasil. Allí su fundador el reconocido líder católico Plinio Corrêa de Oliveira escribió, junto con dos obispos y un economista, el best seller Reforma Agraria Cuestión de Conciencia. Sí, era una cuestión de conciencia y para ello reproduce condenas papales al socialismo y al comunismo hoy muy olvidadas: “Secta pestífera, fuente de todo los males” etc.. Muestra admirablemente cómo en Brasil, y vale también para Colombia, prevalecía el orden patriarcal en el campo conformando una civilización, que allí se llamaba la del café, que hacía progresar ordenadamente la nación a partir precisamente de la vida rural.

Mucho material para estudio universitario sobre tema tan trascendental, ver nuestra vida de campo, conocer lo más selecto de cada una de las regiones que en forma tan variada han caracterizado a nuestro País, ver en cada una de ellas el orden natural de las relaciones del hombre de campo culturizante por decirlo así…

Espere la segunda parte

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*