Home » Proceso de Paz » Pórtense bien, el Fiscal Montealegre nos vigila

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

Fiscalía

Por: Jesús Herrera
Universidad del Rosario

Pórtense bien, no sean imprudentes, tengan bien presente que el Fiscal General, Eduardo Montealegre, nos está vigilando.

No sean como la ex contralora Sandra Morelli, que se atrevió a indagar en el oscuro pasado del Fiscal como asesor jurídico de Saludcoop, la EPS que habría desviado 1,4 billones de pesos de recursos de la salud. Por tamaña imprudencia, la funcionaria se ganó la apertura de un sinnúmero de indagaciones preliminares, hasta que la Fiscalía, con una celeridad que la Checa soviética envidiaría, consiguió imputarle cargos por la primera mácula que encontró en su gestión. Dicen que la curiosidad mató al gato, y en esta ocasión, la curiosidad de la contralora sobre la asesoría prestada por Eduardo Montealegre le significó salir del país, huyendo de las jaurías que el Fiscal lanzó en su búsqueda.

No sean como Óscar Iván Zuluaga, que estuvo a punto de arrebatarle la presidencia a Santos, con la promesa de suspender los diálogos con las FARC. Semejante osadía no podía pasar impune, así es que faltando una semana para las votaciones, la Fiscalía intervino su campaña y filtró a la Revista Semana, de propiedad de la familia del presidente, un video en el que el candidato presidencial recibía información de infiltraciones a los correos de los negociadores en La Habana. Poco importa que la página dialogosavoces.com sólo tuviese información de público conocimiento, que el peritaje técnico del Ministerio de Defensa no encontrara ninguna infiltración a los correos, o que se haya demostrado que el audio del video había sido manipulado y editado para modificar los diálogos, la respuesta de la Fiscalía fue abrir investigación contra la empresa que encontró las pruebas de la edición del video. Ahora, Zuluaga sabe que debe portarse bien, de lo contrario basta una palabra del Fiscal Montealegre para poner a su hijo tras las rejas.

No sean como el magistrado Pretelt, que se convirtió en una piedra en el camino de la “paz”, al conceptuar que el proceso de La Habana no puede contemplar impunidad para los guerrilleros. Es cierto que el magistrado tiene fuero y sólo puede ser investigado y juzgado por el Congreso de la República, pero eso no es obstáculo para el Fiscal Montealegre: si no puede abrir investigación contra el magistrado, la abre contra su esposa. Igual, el mensaje es el mismo.

Así que ya saben, no sigan el ejemplo de estas personas, no cometan osadías e imprudencias contra el régimen en el poder y su agenda de “pacificación” nacional. No se atraviesen en el camino del Fiscal, ni despierten su ira, porque su venganza es pronta e implacable. Nuestro Dzerzhinski no descansa en proteger la revolución de toda desviación o disenso.

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*