Home » Análisis de Actualidad » La actual “crisis” en la justicia siempre ha estado ahí

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

corte-constitucional-nov-11-2014Los medios de comunicación están encendidos por cuenta del escándalo que suscitaron las declaraciones del abogado Víctor Pacheco en que acusa al magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt, de recibir dineros para comprar el voto del magistrado Mauricio Gonzalez en una tutela de Fidupetrol. Pretelt, que acaba de ser elegido presidente de la Corte Constitucional, fue invitado a renunciar a su cargo por los presidentes de las altas cortes y el Fiscal General, en lo que los medios han llamado “crisis de la justicia”. Como si fuera poco, Pretelt respondió negando haber recibido dinero, pero además acusando al Fiscal General y al magistrado Luis Ernesto Vargas de estar detrás de su cargo para conseguir el indulto a los guerrilleros en el Marco Jurídico para la Paz.

Ahora, los medios no se cansan de repetir “crisis de la justicia” y se espera que el proyecto de “equilibrio de poderes” resuelva la situación. Sin embargo, cabe total escepticismo frente a las soluciones que esperan los medios de comunicación, considerando que los elementos de la “crisis de la justicia” llevan tiempo siendo evidentes y públicos sin que esos mismos medios expresen inquietud alguna por ello.

Se habla del uso desproporcionado de la tutela para burlar proceso judiciales y legislativos de forma rápida y definitiva, pero a todas luces esto es lo que han venido haciendo el lobby homosexual y del aborto al usar la tutela como forma de desvirtuar las decisiones del Congreso de la República y su negativa a sumarse a su agenda. Se habla de la puerta giratoria de los magistrados que luego se vuelven apoderados de instituciones privadas ante la Corte, pero instituciones como DeJusticia, principales promotores de la agenda homosexual, cuentan con un gran número de ex magistrados auxiliares, a la vez que ponen a otros de los suyos en esos mismos cargos. Piden la renuncia de Pretelt por las acusaciones lanzadas contra él, pero se hacen los de la vista gorda con el conflicto de intereses del magistrado Jorge Iván Palacio al ser ponente de la adopción gay siendo tío de la niña cuya adopción reclamaban dos lesbianas de Medellín. Protestan contra la impunidad que ofrece la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, pero se sienten conformes con ella cuando las denuncias son contra el ex magistrado Humberto Sierra Porto, por haber alterado pruebas en una tutela sobre aborto.

La verdadera “crisis de la justicia”, comenzó con la Constitución de 1991 y la sentencia T-097 de 1994 en que inauguró el uso de la jurisprudencia constitucional para subvertir el ordenamiento jurídico. Pero esto, fue ampliamente celebrado por los medios de comunicación, sirviendo para sus intereses revolucionarios. Por eso es que no cabe sino sonreír con desengaño al oír que los medios se escandalizan por la “crisis de la justicia”.

FacebookTwitterGoogle+Outlook.comYahoo MailAOL MailPrint

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*